Declaración sobre la amenaza del autoritarismo académico

Nosotros, los investigadores de la red de investigación de la UE «Decolonising Development», nos solidarizamos con los firmantes de la carta abierta «La amenaza del autoritarismo académico: solidaridad internacional con los académicos antirracistas en Francia». Queremos expresar nuestra preocupación por la tendencia a atacar y calumniar los estudios post y decoloniales. Esta tendencia puede observarse en Francia con el lema del «islamismo-izquierdismo», pero también en muchos otros países europeos, a menudo bajo la apariencia de una defensa de la libertad académica. En el Reino Unido, una serie de intervenciones, que reflejan las que surgieron al final de la presidencia de Trump en Estados Unidos, han tratado de invertir las premisas de los estudios antirracistas y decoloniales para difundir falsedades sobre estas ideas y luego denunciarlas como parte de discursos cada vez más autoritarios. Entre ellas se incluye la tergiversación de la Teoría Crítica de la Raza como una enseñanza a los alumnos blancos sobre la «culpa racial heredada» y la sugerencia de que enseñarla es «infringir la ley»[1]. El Ministro de Universidades del Reino Unido también intentó en un discurso parlamentario vincular la «descolonización» con la «censura de la Historia», sugiriendo que «eliminar elementos de la historia» recuerda a la Unión Soviética y a China.2 ] Culpar a las «ideologías indigenistas, racialistas y descoloniales», supuestamente importadas de Norteamérica, de los atentados terroristas y los asesinatos cometidos por los fundamentalistas, como afirman algunos universitarios en su Manifiesto 100 en Francia, es poco menos que indignante.

Como estudiosos comprometidos con la convivencia pacífica, respetuosa y plural, la justicia y la dignidad para todos, pensamos que las culturas islámicas, al igual que otras culturas presentes en Europa y en el mundo, no pueden ser simplemente desechadas por poseer una moral inferior y ser condenadas a la invisibilidad y al silencio. Vivimos en un mundo que lleva inequívocamente las marcas del colonialismo europeo, que ha ocupado el 85% de la superficie de la tierra y ha durado siglos. Las asimetrías de poder y la división del trabajo que existen hoy en día en el mundo están directamente moldeadas por el colonialismo, y en demasiados casos el racismo actual -sutil o violento- es su legado, mucho después de que las antiguas colonias europeas hayan logrado la independencia formal y se hayan reconocido, al menos en teoría, los derechos universales.

Los estudios decoloniales y poscoloniales han comenzado -no sólo en Norteamérica, sino en todo el mundo- a investigar y desvelar este racismo y estas asimetrías. Movimientos como Black Lives Matter y Rhodes Must Fall ilustran que hay muchas personas que perciben una necesidad urgente de estas teorías críticas. Reconocen la necesidad de rectificar los planes de estudio eurocéntricos o las representaciones de la historia en los libros de texto, para investigar los efectos de la violencia colonial que pueden presenciarse incluso hoy en día. Equiparar esto con el apoyo al terrorismo no es sólo una calumnia. Esto equivale a adoptar la posición del colonizador que desea defender su privilegio de definir lo que cuenta como verdadero. Seamos claros: el colonialismo negó el derecho de autodeterminación sobre la base de construcciones racializadas de grupos superiores e inferiores a poblaciones de todo el mundo. Fue un crimen que no puede conciliarse con la idea de que los seres humanos poseen dignidad e igualdad de derechos, y con el proyecto de construir un mundo global pacífico e inclusivo. En este contexto, es especialmente importante que no sólo se permita, sino que se fomente activamente, una investigación exhaustiva y sólida, de modo que se puedan desenterrar y debatir hechos y nuevos ángulos de la manera más desapasionada posible. Como académicos, creemos en la investigación y el debate académico para impulsar este proceso.

La amenaza del autoritarismo académico no proviene de quienes critican los legados coloniales y pretenden cambiar los planes de estudio tradicionales, sino de quienes los defienden y desean controlar y desterrar los estudios poscoloniales y decoloniales en las universidades. La continua y deliberada confusión de la intolerancia y la censura con una serie de ideas, como el antirracismo, la antiislamofobia y la descolonización, que podrían interpretarse en términos generales como de «izquierda» de nuestro discurso político, es un camino ya trillado para, irónicamente, cerrar y, en algunos casos, criminalizar las ideas que se consideran ajenas a nuestras normas políticas, sociales y económicas. Este tipo de tergiversación es profundamente peligrosa para los tipos de intercambios de ideas pluralistas, inclusivos y dinámicos que la gran mayoría de las instituciones de educación superior están comprometidas a fomentar. Para una red de académicos descoloniales, la amenaza que esto supone para nuestra capacidad de discutir, debatir y difundir estas ideas es muy real y debe ser desafiada. Vincular nuestro compromiso académico con la violencia y el terrorismo es una estrategia simplista que defiende el statu quo eurocéntrico en el que la historia ha sido escrita por los colonizadores. Como académicos comprometidos con la paz, el respeto, la pluralidad, la justicia y la dignidad, sólo podemos entender este ataque en términos de racismo y antirracismo: una narrativa racista que ataca a los académicos y activistas antirracistas con el fin de mantener un statu quo supremacista blanco. El actual etiquetado populista nacionalista y autoritario de los demás es una continuación de las estructuras que hay que rechazar para que sea posible un mundo de paz y una auténtica cooperación nacional e internacional.

Pedimos a la UE que defienda a las universidades y escuelas contra este nuevo autoritarismo académico, en nombre de los valores universales -no europeos- del humanismo y la justicia. Esto tiene que incluir tanto la justicia social como la cognitiva.


[1] www.theguardian.com/commentisfree/2020/oct/23/uk-critical-race-theory-trump-conservatives-structural-inequality

[2] www.independent.co.uk/news/education/education-news/history-curriculum-university-michelle-donelan-culture-war-b1808601.html

Recommend0 recommendationsPublished in Blog
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin